VIVIR EN / VIVIR ENTRE: Reflexiones  a partir de la lectura de “Vivir entre lenguas” de Sylvia Molloy.

por Verónica Denmonveronicadenmon@hotmail.com

VIVIR EN VIVIR ENTRE 1“El lenguaje es la casa del ser y la morada de la esencia del hombre”

Martin Heidegger

 

“Todos pertenecemos al mundo, y si una patria tengo es la lengua. La lengua tiene muchas patrias: la infancia, la familia, todo lo que va haciendo al individuo . Para un poeta y escritor, es lo único que puede habitar”

Juan Gelman

VIVIR EN                                                                                                             

Los seres humanos somos seres lingüísticos. El lenguaje, esa capacidad de expresar pensamientos y sentimientos por medio de la palabra, nos constituye.

Esta facultad abstracta y general de la especie, se plasma en manifestaciones concretas: cada comunidad desarrolla su propia lengua para comunicarse.

Cada lengua organiza de un modo particular la experiencia, modelando en sus hablantes una cierta visión de mundo, un marco de interpretación posible.

Sigue leyendo

Webinar: Methods and tools for exploring identity

Webinar_Tatyana_Fertelmeyster SIETAR Argentina invita a participar del Webinar “Methods and tools for exploring identity” a cargo de Tatyana Fertelmeyster. El mismo tendrá lugar el sábado 8 de agosto de 11 a 12.30. Idioma: Inglés. Tema: The importance of identity work as an integral part of intercultural training an coaching. Participants will be introduced to a few different approaches to identity exploration including storytelling, artistic expression, and Cultural Detective Self-Discovery. Los interesados deben inscribirse a través de este link http://www.anymeeting.com/PIID=EB59D781824C3B ¿Un poco más sobre Tatyana Fertelmeyster? Tatyana Fertelmeyster is Founder and Principal of Connecting Differences: Training, Facilitation, Consulting and Coaching. She provides intercultural communication and diversity training to corporate clients, educators and mental health professionals, both nationally and internationally. She also trains business executives and their families in preparation for their moves overseas for global assignments. Although Tatyana is quite accomplished in her chosen field, she doesn’t find it hard to empathize with those who struggle in her training sessions – she only has to remember the years of ballroom dance lessons she took while still managing not to learn how to dance.

Originally from Russia, Tatyana is the co-author of Cultural Detective: Russia and a contributor to Building Cultural Competence: Innovative Activities and Models (Kate Berardo and Darla Deardorff, editors). She is also a Master Trainer of Facilitators for the Cultural Detective® model and a faculty member at the Summer Institute for Intercultural Communication in Portland, Oregon, where she teaches experiential facilitation skills and methods for identity exploration. In addition to Cultural Detective®, Tatyana is certified to work with the Emotional Intelligence and Diversity training model, as well as the Personal Leadership model. She is certified to administer and interpret the Intercultural Development Inventory (IDI), the Cultural Orientation Indicator (COI), the Global Competencies Inventory (GCI) and the Intercultural Effectiveness Scale (IES). Tatyana has over 15 years of experience and has worked with a number of corporations, academic institutions, and governmental organizations, including Alcoa, Boeing, Ernst and Young, GMAC, Hewitt Associates, John Deere, Sara Lee, Siemens, Center for Victims of Torture, Illinois Department of Employment Security, Illinois Department of Human Services, Harper College (Palatine, IL), Triton College (River Grove, IL), Portland State University, University of Illinois Extension Program and the United States Conference of Catholic Bishops. Tatyana holds an MA in Journalism from Moscow State University (Moscow, Russia) and an MA in Guidance and Counseling from Northeastern Illinois University (Chicago, IL). She is a Licensed Professional Counselor and has extensive experience working with individuals and groups on issues of cultural transition, adjustment to change and loss, relational dynamics and personal growth. A Past President of SIETAR-USA (Society for Intercultural Education, Training and Research), Tatyana is also a member of Personal Leadership Community Practice, the International Association for Facilitators, the American Society for Training and Development (Chicago Chapter), the International Society of Diversity and Inclusion Professionals, Families in Global Transition and Rotary International Club of Buffalo Grove, IL.

El abrazo partido – las partes de la identidad

Buenos Aires es un crisol de culturas donde conviven personas con distintos bagajes culturales. El barrio de Once es una de las áreas de la ciudad donde la convivencia entre culturas salta a la vista. La película El Abrazo Partido (Argentina, 2004), de Daniel Burman, sitúa a Ariel, un joven perteneciente a la comunidad judía, en el ámbito donde se desarrolla habitualmente. Su madre tiene un negocio en una galería en el Once, y él circula por el ambiente, se relaciona con otros –provenientes de otros contextos, también-. Las temáticas en las cuales Ariel navega son la galería del Once, el negocio de su madre, la búsqueda de su padre –quien no vive en el país hace mucho tiempo-, la ciudadanía polaca, su ser judío, la casa de su abuela y las mujeres.

Burman dibuja con trazos sensibles y reales la vida de un hombre en plena búsqueda y definición personal. Ariel es observador, y a través de sus reflexiones logramos conocer su mundo y de quienes lo rodean. Hay una clara referencia a la cultura judía: la casa de la abuela con sus símbolos, los lunfardos en yiddish y los olores; las conversaciones que tienen los personajes y ausencia del padre consecuencia de su partida a Israel.  La identidad de Ariel circula en todo momento, y son los cuestionamientos hacia quienes lo rodean y a sí mismo lo que ayudará a que defina quién es.

Para reflexionar:

– Cómo caracterizarías al Barrio de Once?
– Cuáles son las partes de la identidad de Ariel que podés identificar en la película?
– Qué características de la cultura judía podés identificar en la película?

Julia Taleisnink
Coordinadora de desarrollo de miembros
SIETAR Argentina

“Los de allá” vs. “los de acá”: ¿cómo convertirse en un ciudadano del mundo?

Los delata el acento, la vestimenta y los sueños en un idioma incomprensible. Extienden la mano antes de ofrecer la mejilla.  Son los que revuelven con la bombilla antes del primer sorbo de mate.

A los ojos del argentino, se trata de “los de allá”, porque jamás pertenecerán al grupo privilegiado y seguro de “los de acá”.

Están por todos lados. Los encontramos en nuestras oficinas, universidades, clubes y escuelas. Caminan por nuestras calles y plazas, explorando la ciudad con ojos fascinados, atentos y hasta críticos.
Miremos este mapa….

 mapa3

¿Suena conocido? Quizá no, justamente porque son completamente ajenos a nuestro mundo.

Si bien reciben diferentes nombres y  llegan de múltiples rincones del mundo que nada se parecen entre sí, a su llegada a nuestro país los espera el sello inconfundible de una identidad única y  poderosa: todos se convertirán en… los extranjeros.

Simplemente, sapos de otro pozo. Se sentirán diferentes, distintos y hasta distantes.   Los ciudadanos locales, por su lado, les harán el favor de confirmarles sus sospechas: los “nuevos” son  y serán inevitablemente “los otros”. Estos otros no solo representan la constante incertidumbre y la diferencia, sino que además obligan al ciudadano local a confrontarse con lo desconocido de sí. ¿Acaso no todos tenemos un costado exiliado de nosotros mismos, del que nada queremos saber?

Pero… ¿quiénes son exactamente los extranjeros? Vienen en diferentes envases.  Veamos…

• Viajeros temporarios atraídos a la Argentina por una temporada de tango y fútbol, o por un amor argentino

• Diplomáticos y ejecutivos asignados a un traslado internacional

• Jóvenes profesionales que buscan en nuestro país sus primeras prácticas profesionales en un entorno multicultural

• Y hasta Argentinos repatriados que vuelven a un país diferente al de sus recuerdos, encontrándose con la mirada anciana de padres que no vieron envejecer.

 La lista sigue.

¿Por qué interesarse por el extranjero?

El extranjero atraviesa un período de transición entre culturas que multiplica sus dificultades de adaptación. La diferencia de lenguas y costumbres, así como el impacto de lo nuevo y diferente configura un escenario de incertidumbre que parece no tener fin: el shock cultural.

Quienes viven, estudian o trabajan con personas de otras  realidades culturales también atraviesan un shock allí donde se hace inevitable negociar, consensuar o compartir con alguien que “nada tiene que ver con nosotros. Se espera que esa figura desconocida -sujeta a más prejuicios y estereotipos que realidades medibles- se adapte y adopte el “único modo correcto de hacer las cosas”: el nuestro, por supuesto….

Sin embargo,  y contrario a lo que se supone, el ciudadano local también tiene la responsabilidad de alojar y recibir. Simplemente porque la extranjeridad es compartida.  Parafraseando a Julia Kristeva: “El extranjero empieza a emerger con la conciencia de mi diferencia y concluye cuando todos nos reconocemos como extranjeros”.

¿Rechazar o recibir? Esto dependerá del tipo de observador que somos. ¿Es el otro una oportunidad única de aprender a mirar el mundo desde una nueva lente? ¿O solo se trata de un vecino indeseable que jamás se va a parecer a  la gente de mi bando?

Volvamos a pensarlo. Nuestra interacción con personas de otras culturas puede ser una oportunidad inigualable  para potenciar habilidades dormidas.  Eso es lo que hacemos los Entrenadores, Coaches y Consultores Interculturales: acompañar a las personas y equipos a desarrollar competencias interculturales, el camino por excelencia para ampliar miradas y tender puentes donde solo vemos fronteras.

Cuando nos volvemos culturalmente competentes,  aparece la posibilidad de vincularnos con el otro desde la humildad. Nos volvemos más poderosos y conscientes de las diversas formas que existen de percibir la realidad.

Incluso nos hace más libres, al soltar las ataduras que nos sujetan a un único modo posible de ver y hacer y abrirnos a la multimirada.

Cuando desarrollamos competencia intercultural, redefinimos el  viejo mazo de cartas con el que nos tocó jugar a lo largo de nuestras vidas, y aprendemos que es posible jugar otro juego y con otras reglas.

Ahora, es tu turno. Te dejo con algunos interrogantes:

En un mundo cada vez más diverso y globalizado, ¿estás realmente dispuesto a ver al extranjero como una posibilidad, y no como  una amenaza?

Cuánto más vas a esperar para superar tus prejuicios y convertirte en un ciudadano del mundo: ¿flexible, multifacético y capaz de enriquecerte con las diferencias?

Por Natalia Sarro

Coach Intercultural – Lic en Psicologia

nataliasarro@gmail.com