Acerca de Ericka

I'm a Spaniard by day and an English teacher by night. I also hope to improve my writing and storytelling skills through witty commentary about la vida Española - let me how I'm doing. (wit isn't typically my strong suit)

¿Estás In o Out?

¿Estás In o Out?

Es claro que la comunicación y el lenguaje están íntimamente relacionados pero no sólo se necesita saber hablar el idioma para comunicarnos sino que tenemos que formar parte de una comunidad de hablantes para darle significado a las interacciones. Es por ello que desde muy pequeños desarrollamos la competencia comunicativa, ¿pero qué significa esta competencia? Significa compartir e interpretar conocimiento incluyendo códigos lingüísticos y paralingüísticos, no verbales, significados pragmáticos y estrategias comunicativas en un contexto espacial e histórico determinado.

Veamos los factores que determinan que estemos in o out de algún grupo de habla:

1.Códigos Lingüísticos: Son las características del idioma relacionadas intrínsecamente con las palabras y su función como la sintaxis, la gramática, el vocabulario, la fonética.

2.Códigos Paralingüísticos: Las características del idioma que acompañan a las emisiones propiamente lingüísticas como el tono de voz, la entonación. Por ejemplo, una oración puede ser transformada en una pregunta con sólo cambiarle la entonación. Dentro de las comunidades del habla se encuentran grupos culturales que comparten una serie de expresiones o vocabulario especial. Por ejemplo, en Starbucks tienen una forma determinada de llamar a sus cafés. Parte de la experiencia es pedir un café con el nombre que ellos le dan, o usar el nombre de ‘tall” para el tamaño de café más chico que se ofrece en la carta es formar parte de esa comunidad de lenguaje.

3.Códigos Extra-linguisticos o No Verbales: Éstos representan los gestos, miradas, espacio corporal, el uso del silencio o la pausa. En fin, hábitos relacionados con la cultura que no están relacionados con las palabras pero que hacen a la comunicación e interacción en el día a día y de acuerdo al contexto donde se realicen. Uno de los ejemplos está en el modo de saludarse. En Argentina en un contexto de amigos o familia se usa darse un beso para decir hola cuando en otros países esto puede ser un insulto o generar incomodidad ya que se está ‘invadiendo’ el espacio del otro. Eso se llama ‘proximidad’ y en cada cultura hay interpretaciones distintas con respecto al espacio.

4.Contexto e interpretación: Es importante tener en cuenta que para transmitir un mensaje no sólo las palabras y la manera de decirlas cuentan. Una misma oración puede interpretarse de formas diferentes según el contexto. Un profesor tomando examen en su clase puede decir la oración ‘Vamos, ya es la hora’ lo que se interpreta como ‘Terminen el examen que ya se acabó el tiempo’ y un director de teatro puede decir la misma frase a sus actores queriendo decir ‘Ya es hora de empezar la obra’. Esto quiere decir que hay un nivel de interpretación que va más allá de las palabras. Los miembros de una comunidad pueden interpretar signos y formas de actuar relacionadas y eso influye en la comunicación. No usarías el mismo lenguaje para pedirle que baje el volumen de la música a un amigo que a tu jefe. La comunicación por lo tanto va a variar tanto varíe la persona, el lugar, y el contexto en general en el que se de la interacción. Las metáforas también son ejemplo de cómo la cultura y el contexto se usan para interpretar el mensaje. El proverbio en español ‘Mas vale pájaro en mano que cien volando’ se traduce al inglés como ‘a bird in the hand is worth two in the bush’ que literalmente significa ‘un pájaro en la mano vale más que dos en en el arbusto’. Hay una exageración por parte del español – noventa y ocho veces más que en el inglés – que denotan tendencias de un marco de referencia culturalmente distinto (valores como el colectivismo o la forma indirecta de hablar).

5.    Estrategias comunicacionales: para poder comunicarnos es necesario aprender estrategias y desarrollar habilidades para iniciar, mantener y terminar interacciones con los demás. Desde pequeños aprendemos estas características de las interacciones de forma sistemática, pero inconsciente, sobre cómo pedir permiso, interrumpir, acotar información, etc. Los participantes de las conversaciones tienen que manejar bien esos códigos – especialmente tener bien en claro la eficiencia sobre cómo usarlos y en qué momento para lograr transmitir el mensaje que quieren transmitir. Por ejemplo, en ciertos contextos académicos está aceptado el uso de la mano en alto para pedir permiso para hablar pero en contextos informales esto no sería una opción tan efectiva como el uso de palabras, interrupciones o miradas.

Ahora que sabemos más sobre la complejidad de la comunicación y su relación intrínseca con la comunidad de hablantes, reflexionemos… ¿Alguna vez te sentiste frustrado al no entender un chiste o poder seguir una conversación en el idioma que estás aprendiendo? ¿Alguna vez interpretaste mal una consigna y te sentiste incómodo? ¿En qué comunidades de habla te sentís más integrado? ¿Por qué?

Entendernos con el otro supera el nivel de las palabras, hay un contexto que tener en cuenta, un sentimiento de pertenencia al grupo de hablantes y su cultura. Cuando hablamos de competencia comunicativa intercultural hablamos de interacciones que pasan en contextos en los que no estamos acostumbrados o que están ´fuera´ de nuestro contexto cultural.

El desafío entonces está en redefinir códigos, resignificar experiencias, intercambiar interpretaciones. Es en esa interacción que nos sentimos un poco IN (dentro) y un poco OUT (fuera), pero es esa práctica misma la que necesitamos para consolidarnos y seguir formando parte de nuestro grupo cultural.

Maria Inés Quiroga Valladares
Anuncios

Mejor dilo con un cuento

storyworldHay cuentos populares que tienen vida eterna, que durante siglos y siglos han pasado de boca en boca por nuestros ancetros, y que hoy narramos a nuestros alumnos, hijos y amigos.  Son cuentos que transmiten valores y filosofías de vida.  Que nos enseñan las lecciones aprendidas en el pasado para que seamos mejore personas en el presente y en el futuro.

Y por supuesto, cada sociedad, cada grupo cultural, tiene sus propios cuentos.  Los que han surgido de su propia historia y de sus creencias, y los que manifiestan la máxima expresión de su ser.  Particularmente no encuentro mejor manera de comprender las diferencias culturales, y de enseñar sobre éstas, que haciéndolo a través de los cuentos populares, ya que nos permiten ver las cosas desde otra perspectiva y alcanzar una mejor compresión acerca de la manera que piensan y actúan las personas do otras culturas.

Por ejemplo, “The LIttle Engine that Could” (el trencito que pudo), es un cuento para niños muy popular en los Estados Unidos que nos enseña sobre el valor del optimismo y el esfuerzo a nivel individual.  “No importa cuántos obstáculos encuentres, cree siempre en ti mismo y en tu capacidad para superarlos”. De ahí que tanto escuchemos el popular “Yes, I can” o “yes, you can”.

Historias como el “Viejo hombre que mueve la montaña” o “El sapo que se convierte en emperador”, dos cuentos populares de China, nos enseñan el valor de la sabiduría, de la experiencia, del respeto a los ancestros y del cuidado de la familia generación tras generación.

Estas historias son además una excelente forma de construir puentes entre grupos culturales distintos, ya sea en un contexto académico o laboral, pues las diferencias se ven vencidas por la curiosidad y la predisposición a escuchar los cuentos y los valores del otro.

El conejito verde”, una historia muy popular que se cuenta a los chicos en México, transmite el valor del respeto hacia los padres, la obediencia y el sacrificio para lograr lo que queremos o para que nos vaya bien en la vida.  Y a su vez enfatiza el castigo de no tener en cuenta dichos valores.  También nos enseña que la naturaleza y sus dioses tienen un impacto en nuestra vida.

¿Qué has aprendido de los cuentos populares de otras culturas?,  ¿Como has aplicado ese conocimiento?

Shirley Saenz

El último lugar donde esperaría tener un shock cultural

El concepto del shock cultural es bastante familiar entre interculturalistas y personas que han viajado alguna vez a otro país. Por lo general, suele existir suficiente consciencia sobre sus consecuencias reales en los expatriados, sus familias y las organizaciones involucradas en el proceso. Por esta razón, cada vez es más común tomar medidas concretas para revertir, o al menos mitigar el shock cultural: desde evaluación de candidatos, a entrenamiento cultural, coaching, etc.

Sin embargo, muy poca atención se ha prestado a cuestiones culturales cuando las organizaciones reubican a empleados dentro de un mismo país. Y no es que el shock cultural doméstico sea algo desconocido. Los desafíos que puede enfrentar un pueblerino repentinamente trasladado a la gran ciudad de Buenos Aires, sólo pueden compararse con los de un citadino mudándose a un humilde poblado rural. De hecho, el shock cultural doméstico suele tratarse más como un chiste que como un problema real. ¿O acaso nunca has escuchado bromas de tus colegas con el santiagueño, cordobés o correntino que acaba de llegar a Capital Federal? El tema es más sensible de lo que aparenta, porque, como si se tratase de un expatriado internacional, también tiene el potencial de hacer fracasar la reubicación.

choque-culturalLamentablemente, aunque aún no existen estudios numéricos sobre las asignaciones domésticas fracasadas por cuestiones de shock cultural, los comentarios y anécdotas de clientes y expatriados internos demuestran su existencia.

El shock cultural es el fenómeno psicológico y fisiológico que ocurre cuando los individuos conviven con diferencias culturales que desafían sus creencias, sus expectativas y hasta su identidad. Y este fenómeno es real tanto para mudanzas dentro de un país como fuera de este. En ambos casos el reubicado puede encontrarse con diferencias en creencias, conductas, actitudes y protocolos.

El shock cultural doméstico tiene más posibilidades de crecer si la mudanza conlleva la combinación de varios elementos que implican diferencias, tales como: geografía (ej: de norte a sur o del mar hacia las montañas) y economía (ej: de área rural a urbana). Entonces, un traslado de algún pequeño pueblo de Formosa a Buenos Aires, demandará ajustes significativos. Y al igual que el shock cultural internacional, si los asignados son acompañados por su familia, los efectos se incrementan exponencialmente, ya que cada miembro de la familia estará experimentando sus propios desafíos culturales.

Paradójicamente, el shock cultural internacional es más agudo en lugares que aparenten ser relativamente familiares. ¿Por qué? Porque el alcance y escala de las diferencias en estos lugares “familiares” es mucho más que la esperada. Si uno no espera encontrar diferencias, muy raramente se preparará adecuada mente para enfrentar diferencias inexistentes. El resultado suele ser catastrófico. Algo similar sucede con las reubicaciones domésticas. Mientras la similitudes lingüísticas y culturales son más predominantes en las mudanzas domésticas, de alguna maneras nos ciegan sobre el impacto de las diferencias que existen y que podrían ser hasta más profundas que en el exterior.

La mejor manera de describir este trastorno nacional es “sorpresa cultural”. Incluso las diferencias más pequeñas son capaces de generar estrés. Y es hora de admitir que las personas en un mismo país no son iguales y que puede resultar muy costoso para la organización si no gestionan estas diferencias de manera adecuada.

Marcelo Baudino

SIETAR Argentina se renueva

SIETAR se renuevaEstimados amigos de SIETAR Argentina,

Sietar Argentina comenzó con un deseo que con el tiempo fue gestando la primer organización no gubernamental, pionera en promover el desarrollo de la competencia intercultural en Argentina. Durante el año 2012 y 2013 voluntarios de distintas áreas – psicólogos, profesores, periodistas e interculturalistas – unieron fuerzas para la realización de nuestro primer congreso intercultural en la Argentina y para la realización de actividades posteriores relacionadas con educación, negocios y otros temas interculturales. Tuvimos el honor de contar con invitados con mucha trayectoria y experiencia en relaciones interculturales como Dianne Hofner Saphiere, Luis Albaine o Karina Qian Gao, etc., quienes nos han brindado todo su apoyo y amablemente nos compartieron sus experiencias y su conocimiento, contribuyendo a nuestro desarrollo profesional y la misión de este proyecto intercultural. Durante estos primeros años de vida, hemos enfrentado los desafíos que toda ONG enfrenta en sus inicios. Pero seguimos adelante, impactando en las vidas de cada uno de nuestros miembros y en las de aquellos que nos han podido acompañar en diferentes momentos. Hoy nos sentimos orgullosos de nuestros logros y de contar con el apoyo de nuestros voluntarios, que como diría una amiga nuestra, “ponen su pasión a trabajar” Así que estamos con energía recargada, con algunos cambios y por supuesto, con nuevos proyectos. Queremos que nuestro impacto sea más grande y que SIETAR Argentina siga creciendo para convertirse en un núcleo único en la región y abierto a todos los interesados en crear espacios de educación, entrenamiento e investigación en diversos temas interculturales. Simplemente, porque eso nos hace felices, y porque a través de nuestro trabajo contribuimos a crear relaciones más humanas y a lograr que nuestro mundo sea cada vez mejor. Este año, Shirley Saenz, nuestra nueva presidente, y María Inés Quiroga, nuestra vicepresidente, nos acompañarán de cerca en esta nueva etapa de SIETAR y coordinarán todos nuestros esfuerzos para que podamos alcanzar esta visión. Y vos sos parte de esta! Así que por eso queremos invitarte a que estés al tanto de nuestras actividades siguiendo nuestro blog, Facebook y Twitter, y a que participes activamente en estos espacios de discusión y desarrollo intercultural que creamos para vos.

Nos vemos pronto,

Maria Inés Quiroga & Shirley Johana Saenz